09 feb. 2019

Regularidad a los pagos

Servir alimentos, proveer libros, útiles y uniformes; extender la permanencia en aulas, capacitar profesores y respaldar su desempeño al tiempo de poner en servicio más escuelas; todo ello significa que el Estado marcha por una dirección que se compadece con la urgencia de lograr que la educación esté en la principalía que corresponde para combatir la falta de instrucción como causa de pobreza. El Gobierno debe revisarse en el rol gerencial para que no falte eficiencia en ningún aspecto de la conquista hecha posible por el vigoroso reclamo social de llevar la inversión en la enseñanza a un 4% del PBI. Más de una vez en todo este tiempo posterior a la decisión de elevar la importancia de las funciones educativas ha caído en crisis y riesgos de interrupción el suministro de la alimentación a cargo de muchos proveedores de modestos capitales.

Los incumplimientos de pagos deben ser superados con permanente provisión de fondos y una logística que se corresponda con la magnitud de tareas. El programa de nutrición en planteles combate el ausentismo y libera de gastos a muchas familias de escasos recursos sometidas a un alto costo de la vida que los salarios vigentes no suelen alcanzar. Agredir a los proveedores con extrema tardanza de retribuciones les deja sin liquidez creando riesgos de impactos en la calidad de sus operaciones y productos. Pendiente está también llevar contenido a las tandas extendidas.


Seguir leyendo