10 sep. 2019

Centros educativos: ¿Afecta el historial delictivo familiar la admisión de los hijos?

Santo Domingo, RD.- Además de pruebas diagnósticas y psicológicas, conocer el historial delictivo de los padres de los estudiantes es un factor muy importante a tomar en cuenta por las instituciones académicas como parte de sus políticas de derecho de admisión.

Aunque los colegios son un sector regulado adscrito al Ministerio de Educación en cuanto a la parte curricular, según Julia Muñiz, directora ejecutiva de la Asociación de Instituciones Educativas Privadas, Ainep, las normas del sistema educativo dominicano del año 2013 establecen que los colegios pueden determinar sus reglamentos institucionales, incluyendo el proceso de admisión.  

¿Esto quiere decir que las academias privadas se reservan el derecho de admisión de un hijo o hija de padres en conflicto con la ley? De acuerdo con Muñiz esas son situaciones aisladas, por lo que no es un aspecto que los colegios ponderen en el proceso.

“El vínculo familia-colegio es muy importante. Las personas que representan alto riesgo para la comunidad escolar son evaluados por la Asociación de Padres, Madres y Amigos de la Escuela (Apmae), que tiene un rol primordial en mantener la armonía en la convivencia de la comunidad educativa”, expresa la también abogada especialista en Derecho Familiar.

En cuanto a los puntos que por lo general toman en cuenta los colegios a la hora de admitir o no a un estudiante cuyos progenitores hayan tenido algún tipo de problema legal, Muñiz dice que en primer lugar se evalúa el entorno en el cual se desarrolla el menor, aunque aclara que los colegios privados son empresas, por lo que se ven en la necesidad de ponderar diferentes factores según consideren.

“Los colegios tienen un protocolo o procedimiento de admisión estandarizado, en caso de situaciones especiales de cualquier índole, entonces lo evaluarían directamente con su equipo”.

En ese sentido, la experta destaca que lo importante es que la familia sepa que de no ser aceptada en una institución en particular, pueden continuar evaluando otras opciones de centros privados e incluso del sector público, por lo que el derecho a la educación del niño o niña está cien por ciento garantizado.

Cuidar a la comunidad
No se trata solo de mantener la imagen de la academia. También es un tema de seguridad, ya que la mayoría de las personas que están en conflicto con la ley tienden a vivir con cierto nivel de inseguridad, por lo que podrían exponer a otros niños del centro. Así lo manifiesta Ingrid Hernández, del colegio bilingüe New Horizons, el cual es muy cuidadoso con quienes admite.

“Nosotros siempre hacemos un proceso exhaustivo de investigar, no solo sobre los padres, sino también de tíos, abuelos y todas las personas relacionadas. Si nos damos cuenta de que efectivamente un miembro ha tenido algún problema legal y ha sido condenado, entonces lamentablemente no lo admitimos”, destaca Hernández, quien es la directora de Desarrollo Institucional de dicho centro educativo, aclarando que esos casos (de no admisión) solo se dan cuando se trata de información concreta. “No nos llevamos de simples rumores, aunque estos nos dan una alerta para que seamos más minuciosos y cautelosos”.

Sin embargo, en el caso específico de mencionado centro, si surge un escándalo legal que involucre a algún estudiante del colegio, se le garantiza al niño o niña la conclusión de manera normal de su año escolar. “Nosotros respetamos al pie de la letra el Código del Menor y no podemos negarle el derecho a la educación a esos niños. Obviamente tomamos nuestras medidas y por lo general el familiar en cuestión también lo hace y ni se asoma por la institución”, concluye.

 Pese a que Hernández destaca que en los 10 años que tiene de gestión nunca se han presentado escándalos concernientes a problemas judiciales que involucren a algún alumno, sí admite que han surgido muchos rumores.

En esos casos, dice que la comunidad de padres de la institución ha sido muy respetuosa. “Aunque en la casa acaben al familiar, al niño siempre lo respetan”, relata, asegurando que de igual forma tanto los maestros como todo el personal del colegio los trata indistintamente y manejan el tema con total discreción.

PERSPECTIVA
Desde el punto de vista legal
Protección al menor.
 Según la abogada en Derechos de Familia, Julia Muñiz, los temas de vástagos de personas en conflicto con la ley se manejan conforme al marco de la confidencialidad e integridad que consagra el Código de Niños, Niñas y Adolescentes, Ley 136-03, la cual establece que no pueden ser divulgados los procesos relacionados al menor y su vida familiar.


Seguir leyendo