Compromiso Político y Social por la Educación

El 7 de septiembre del 2011, los 10 candidatos que se disputaban a la Presidencia de la República para el cuatrienio 2012-2016, certificaron su compromiso de ejecutar, en caso de ganar las elecciones, un conjunto de medidas orientadas a lograr una mejor educación para los niños, niñas, jóvenes y adultos de nuestro país. Este compromiso lo firmaron conjuntamente con organizaciones de la sociedad quereclaman que la educación de nuestro país mejore.

El compromiso fue firmado individualmente por cada candidato, y las organizaciones ante las cuales firmaron se convertían en guardianes del cumplimiento del mismo.

En esencia, el compromiso se centra en el cumplimiento de la Ley 66-97 y, de manera específica, en lo que tiene que ver con:

  1. Otorgar el 4% del PIB a la educación.
  2. Aplicar modelos de gestión financiera y de personal que garanticen el buen uso de los recursos financieros y una gestión profesional de personal alejada del clientelismo y centrada en el mérito y la capacidad técnica y humana del personal.
  3. Establecer una estrategia de descentralización.
  4. Poner en ejecución los artículos de la ley que crean el Fondo Nacional de Fomento a la Educación, con todas sus consecuencias.
  5. Fortalecer el Consejo Nacional de Educación.
  6. Diseñar y ejecutar una estrategia de participación de las comunidades y de las familias en la gestión educativa.
  7. Diseñar un Plan de Acción que tome en cuenta las experiencias de los Planes de Educación que se han ejecutado en los últimos 20 años.
  8. Diseñar, dentro de este plan de acción, claras políticas de discriminación positiva que favorezcan a los sectores y a las regiones más vulnerables.
  9. Diseñar y ejecutar una estrategia de dignificación del maestro que se focalice, entre otras cosas, en la mejora de sus condiciones de vida y en el desarrollo de sus capacidades, teniendo en cuenta tanto a los profesores en servicio como a quienes deberán relevarlos en los próximos 30 años.

Este compromiso lo asumieron los candidatos, aceptando las líneas generales de acción establecidas para cada una de las áreas antes mencionadas y estableciendo un plazo para presentar sus propuestas específicas de cómo llevará a cabo las mismas, en caso de ser favorecido con el voto mayoritario del pueblo dominicano en las elecciones de mayo del 2012. Esto permitirá darle seguimiento y monitorear la ejecución del compromiso y establecer un mecanismo de rendición de cuentas sobre el nivel de logro del mismo.

La firma de este compromiso significa un paso de avance en la forma cómo los políticos se vinculan a la sociedad y contribuye al fortalecimiento de la democracia dominicana y a la movilización de toda la energía de nuestra sociedad para que la educación se convierta en al verdadero motor de nuestro desarrollo económico, social y humano.