Resumen del seguimiento de la Mesa

El incumplimiento del horario escolar por inasistencia de los estudiantes sigue siendo una preocupación para las autoridades educativas tras los períodos vacacionales. Las estrategias normalmente utilizadas pasan por campañas de los directores y docentes para motivar a los padres para que envíen a sus hijos a clases, la coordinación con las iglesias para que inviten a sus feligreses a enviar a los estudiantes desde el primer día o los llamados a la comunidad a través guaguas anunciadoras. 

Estas estrategias parecen estar dando resultados y la asistencia de los estudiantes a las clases desde los primeros días del año escolar o tras los asuetos vacacionales podrían estar mejorando.

El informe sobre factores asociados del Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE) destaca la incidencia del cumplimiento escolar en el rendimiento de los alumnos:

“Los resultados sugieren que la inasistencia a clases tiene una asociación negativa y significativa con el desempeño académico. Los estudiantes que faltan dos o más clases al mes tienen entre 10 y 33 puntos menos que aquellos que han faltado menos de dos clases al mes, después de tomar en cuenta el nivel socioeconómico del estudiante y de la escuela.

En la región, en tercer grado, 28,6% de los estudiantes declara que ha faltado a clases un par de veces al mes o más, mientras que, en sexto, 23,8% falta más de dos veces al mes (…) En República Dominicana en torno a un 30% de los estudiantes declara haber faltado a clases dos veces o más al mes.

En relación con la asistencia y puntualidad del docente, el informe TERCE señala:

“Por otro lado, la asistencia y puntualidad de los docentes a sus clases tienen una alta incidencia en el logro escolar, y lo mismo ocurre con el clima positivo en el aula (…) Los docentes de República Dominicana, de acuerdo con el informe, se muestran por debajo de la media regional en cuanto a asistencia y puntualidad”.

De acuerdo con las estadísticas del MINERD en el año escolar 2014/15, el 90.28% de los centros cumplió al 100% su calendario escolar. Este porcentaje es ligeramente inferior al reportado para el año escolar 2013-2014 (un 91.58%), pero está por encima de la meta establecida de un 90% de centros cumpliendo con el calendario.

El 18 de junio el Consejo Nacional de Educación aprobó el calendario escolar que regirá en el año escolar 2015-2016. El calendario fija el 3 de agosto de este año como fecha de inicio del año escolar que tendrá una duración de 45 semanas, hasta el 24 de junio de 2016, aunque el inicio formal de la docencia, que se extenderá durante 42 semanas, será el 17 de agosto, hasta el 22 de junio de 2016. Según el calendario escolar aprobado por el Consejo, las horas de docencia del 2015-2016 se impartirán de la forma siguiente: 995 horas en Educación Inicial y Primaria y Primer Ciclo de Educación de Adultos; 1,194 horas/año en Educación Secundaria General, Modalidad General, y 1,392 en Educación General Acelerada. En Educación Secundaria, en las modalidades de Artes y Técnico-profesional se impartirán 1,592 horas/año, en Educación Básica de Adultos Semipresencial 252, en semipresencial Prepara 294 y 378 horas presenciales en el programa acelerado. Mientras, en los centros educativos de la Jornada Escolar Extendida se deben agotar 1,592 horas/año.

Un estudio sobre el Uso del tiempo en centros educativos de Jornada Extendida (JE) y Media Jornada (MJ) en República Dominicana realizado en el año 2015 para el Proyecto UE/AECID de Acciones Complementarias del PAPSE II, utilizando el método Stalings, contiene informaciones interesantes sobre el uso del tiempo por los docentes dominicanos. Algunas conclusiones del estudio son:


• Un 69% del tiempo utilizado por los docentes de todos los establecimientos de la muestra realizan actividades instruccionales o académicas; un 26% del tiempo se destina gestionar la clase y, finalmente, un 5% se concentra en tareas ajenas a la clase (off-task). Estas cifras contrastan favorablemente con los resultados de un estudio que realizó el Banco Mundial en el año 2012, utilizando la misma metodología, que encontró que, en promedio, los docentes de todas las escuelas observadas (tanto de JE como de MJ), utiliza-ban el 59% del tiempo de una clase para realizar actividades de tipo académico, 30% para actividades de gestión o administración de clase y el 10% para actividades no académicas (off-task).
• El tiempo de instrucción también varía según nivel educativo. Este es significativamente mayor en secundaria que en primaria (73% y 65% respectivamente). Ello se explica, principalmente, por los contenidos curriculares especializados; profesores diferentes para cada materia; control público de la transmisión de contenidos y de los aprendizajes a través de la supervisión y de las pruebas estandarizadas.
• Es interesante constatar que en los establecimientos con JE hay una mayor proporción de la categoría todos los alumnos en conexión con el profesor que los casos de MJ (23% y 22% respectivamente). Los profesores que logran involucrar a todos sus alumnos en la actividad del aula tienen un mayor control de la clase, menos problemas de disciplina y más tiempo para influir en el aprendizaje.
• Sin embargo, es importante señalar que son altas las proporciones en las cuales la participación en el aula es la de un grupo grande o de un grupo pequeño. Ello da cuenta de las dificultades de lograr la atención de todos y la existencia de grupos de estudiantes que no participan directamente en la actividad instructiva o que están en una actividad ajena a la clase (off task). Este es una problemática a trabajar con más detalle y que puede ser objeto de formación continua de los profesores.
• Las tres actividades que predominan en el conjunto de la muestra son preguntas y respuestas (25%); exposición y demostración (22%) y tarea individual (21%). Las dos primeras son típicas en contexto del aula y suponen la participación y un involucramiento de grupos grandes o todos de los estudiantes con sus profesores o profesoras.
• En cuanto a los materiales y recursos pedagógicos de apoyo se constata que casi un tercio del tiempo de actividades académicas, los profesores utilizan la pizarra (33%). Asimismo, en promedio, un 27% del tiempo los docentes no utilizaban ningún tipo de material y, en tercer lugar, en el 16% del tiempo de instrucción el docente utiliza elementos de escritura. En los centros JE, a su vez, se ocupa más el libro de texto que en el caso de los docentes de escuelas MJ.
Estas proporciones son cercanas a la de los países en América Latina (Bruns & Luque, 2014b) y están lejos de los logros que se esperan obtener. Se ha hecho un esfuerzo grande de distribución gratuita de textos, pero, a modo de hipótesis, el uso por parte de los estudiantes y profesores sigue siendo bajo.
• Los estudiantes que están en centros con jornada extendida tienen, prácticamente, el doble del tiempo diario dedicado a actividades instruccionales en comparación con los estudiantes que asisten a un centro de media jornada.
• Como se observa en la tabla adjunta en los centros de media jornada los estudiantes participan 2.33 horas (153 minutos) diarias en actividades académicas con los docentes. Por su parte, en las escuelas de jornada extendida el tiempo académico efectivo es de 4.13 horas (248 minutos) diarios, es decir casi el doble del tiempo que el ofrecido en las escue-las de jornada normal. En el estudio del Banco Mundial del año 2012, el tiempo académico efectivo fue de 3.8 horas en centros de JE versus 2.1 horas al día en los centros de MJ.

Tabla 21: tiempo asignado y tiempo efectivo en centros educativos

 

Media Jornada

Jornada Extendida

Periodos de clases de 45 mts. diarios

5

8

Total minutos diarios en clases

225

360

Total horas en clases diarias

3.75

6.00

% tiempo actividades académicas

68

69

Total minutos tiempo efectivo

153

248

Total horas tiempo efectivo

2,33

4,13

A la vista de estos estudios sería necesario profundizar en el análisis de los problemas identifica-dos sobre asistencia escolar y uso del tiempo en las aulas para delinear estrategias que sean per-tinentes y eficaces para mejorar.


Última actualización: Agosto de 2017