Resumen del seguimiento de la Mesa

El pasado 5 de enero, el Boletín de Alerta Semanal Nº 150 del Plan Quisqueya Aprende Contigo anunció que el número de personas registradas en Núcleos de Aprendizaje alcanzó la cifra de 940,583, mientras que el número de egresados se situaba en 525,375. Comparadas con las cifras de finales del año 2014, el número de personas registradas en el año 2015, ascendió a 155,633 personas. El número de personas egresadas, sin embargo, sólo habría aumentado en 17,678 personas, tras una revisión del concepto de “egresado”, que ahora solo incluye a aquellas personas que han concluido el proceso completo de alfabetización.

A finales del año 2015 la Junta Nacional de Alfabetización anunció que se habían realizado diversos ajustes al sistema de información y a la línea de base del Plan Nacional de Alfabetización. Un comité inter-institucional compuesto por el Banco Central, la Oficina Nacional de Estadística, el MINERD, la MEPYD y DIGEPEP ha realizó un proceso de revisión técnica de las fuentes de información sobre analfabetismo y determinó que el Censo 2010 subestimaba el número de personas analfabetas. A partir de diciembre 2015, la línea de base revisada pasa de 851,396 a 943,201 personas analfabetas.

La revisión en las cifras llega tras darse a conocer que la Encuesta Nacional de Hogares de Propósitos Múltiples 2015 (todavía no publicada) cifra la tasa de analfabetismo para el 2015 en un 7.5% de la población de 15 años o más. Según la misma Encuesta la tasa de analfabetismo adulto era de un 11.3%, en el año 2010, y habría descendido a un 8.7% en 2012, a un 7.7% en el 2013 y hasta un 6.1% en el año 2014[1]. Con la corrección del sesgo, el cual fue reportado oficialmente e informado al país en rueda de prensa, la serie histórica revisada de ENHOGAR es la siguiente: 2011 (10.4%), 2012 (9.1%), 2013 (8.6%), 2014 (8.3%) y 2015 (7.5%)

Por su parte, según la Encuesta Nacional de Fuerza de Trabajo (ENFT), que el Banco Central elabora semestralmente, la tasa de analfabetismo entre las personas de 15 años y más era de un 11.45% en el primer semestre de 2008 y habría descendido hasta el 9.60% en el segundo semestre de 2012, cuando se inició Quisqueya Aprende Contigo.  En el año 2013, la tasa bajó hasta un 8.84% y a un 8.12% a fines del 2014. No están disponibles los datos de 2015.

Las cifras arrojadas por las encuestas están lejos de las previsiones iniciales del Plan Quisqueya Aprende Contigo de reducir la tasa de analfabetismo por debajo de un 5% de la población adulta para finales del año 2014.

Ante esta situación, se ha procedido al lanzamiento de una estrategia de aceleración del Plan Nacional de Alfabetización sustentada en la recuperación e incorporación de personas analfabetas, así como en la mejora de la efectividad de las acciones de alfabetización en todas las provincias y municipios del país. Dicha estrategia se sustenta en las siguientes líneas de acción en los territorios:

La “Sistematización de la experiencia de Alfabetización de Sur Futuro y Escuelas Radiofónicas Radio Santa María en el marco del Plan Quisqueya Aprende Contigo”[2] realizada por la Fundación Sur Futuro para IDEC resalta, entre otros aspectos, que “La erradicación del analfabetismo deberá ser, por mucho tiempo, una acción permanente”. El estudio destaca el papel de las organizaciones de la sociedad civil como catalizadores de la participación masiva de los potenciales beneficiarios del Plan QAC. Como elementos de mejora enfatiza la necesidad de mejorar la capacitación de los alfabetizadores y regularizar el pago de los incentivos que se les asignan. Por último, recomienda la utilización de diversos métodos de alfabetización.

El estudio de la Fundación Sur Futuro para IDEC contiene elementos que pueden explicar el hecho de que el gran número de personas inscritas en el Plan Quisqueya Aprende Contigo, no se refleje en un descenso proporcional de las tasas de analfabetismo. Según el estudio “Prima un sentimiento de gratitud en los participantes hacia el Plan QAC a pesar de que en su mayoría no han aprendido a leer y escribir, están esperanzados de lograrlo. (…) Existe expectativa muy fuerte en torno a una promesa que se les realizó y es la de la continuidad educativa”. Como lecciones aprendidas el estudio destaca: “Además, la continuidad educativa en espacios flexibles deberá abordar la conclusión del proceso de alfabetización como tal. Es cierto que miles de ciudadanos van más allá del “rasguñar su nombre”, del dejar de ser parte “del cementerio de cruces”, pero también es muy grande la cantidad de ciudadanos que no sobrepasó esos parámetros”.

Cien centros de Educación Básica de Personas Jóvenes y Adultas, de los 790 existentes, han sido seleccionados para que sirvan de referencia en el proceso de implantación a nivel nacional del nuevo Modelo Flexible Educación Básica de Personas Jóvenes y Adultas (EBPJA). 

No se ha materializado todavía, con la amplitud requerida, la segunda gran prioridad de la IDEC y del Plan Nacional Quisqueya Aprende Contigo: la concreción de una oferta apoyada en la sociedad civil para dar continuidad educativa a las personas jóvenes y adultas que egresan de los Núcleos de Aprendizaje de Quisqueya Aprende Contigo. En algunas provincias se han articulado esfuerzos entre las organizaciones de la Sociedad Civil y los Centros de Aprendizaje del MINERD. En el año 2014 se publicó el documento que establece los criterios y requisitos para alcanzar alianzas y firmar convenios con entidades gubernamentales y de la sociedad civil para impartir la Educación Básica para Jóvenes y Adultos con el apoyo del MINERD[3]. El pasado 25 de mayo, el Lic. Lidio Cadet, director general de Programas Especiales de la Presidencia, reiteró que “la continuidad educativa es un compromiso y una parte esencial del Plan por lo que, en estos momentos, se trabaja para ofrecerles a las personas egresadas la oportunidad de seguir desarrollándose a través de los estudios”. La DIGEPEP y la Dirección General de Educación de Adultos del MINERD han trabajado en el diseño de una propuesta de continuidad educativa que contempla, además de la Educación Básica, la Educación para el Trabajo y el fomento de la lectura y escritura. Entre las medidas consideradas se encuentran la creación de 210 nuevos centros para completar una red de 1,000 centros de aprendizaje a los que se adscribirán más de 5,000 Espacios de Aprendizaje, con una operatividad similar a los Núcleos de Aprendizaje.

Estos planes, sin embargo, no se han puesto todavía en marcha, lo que puede resultar negativo para el proceso. Como advertía el estudio realizado para la IDEC por la Fundación Sur Futuro: ”Una conclusión positiva son las expectativas existentes en cuanto a la continuidad educativa. (…) Se trata, sin embargo, de una carrera contra el tiempo, dado que, a mayor tiempo transcurrido desde la conclusión del participante o la participante en el Núcleo de Alfabetización hasta la apertura de un espacio u oferta de continuidad, disminuyen las posibilidades de integración”.

En el campo de la educación para el trabajo la Dirección de Educación Técnico Profesional sigue avanzando en la elaboración de los currículos, en colaboración con el área de Educación Laboral de la Dirección General de Educación de Personas Jóvenes y Adultas.

Continúa en proceso, el fortalecimiento de la oferta formativa que pueda dar respuesta a la población joven y adulta recién egresada del proceso de alfabetización inicial. En el año lectivo 2013‐2014, la matrícula de las Escuelas Laborales de Educación de Adultos fue de 14,272 participantes. El INFOTEP se comprometió a ofrecer Educación para el Trabajo (EpT) a más de 425 mil egresados de Quisqueya Aprende Contigo, pero esta oferta no se ha puesto todavía en marcha. En un reciente informe del Observatorio Educativo de Alfabetización de la Fundación Sur Futuro[4], recomendaba:

“⦁ Con independencia de la capacidad operativa de INFOTEP, convendría revisar la factibilidad de lograr la meta establecida de incorporar, en un período relativamente corto a más del 50% de los egresados de QAC a los programas de EpT.

⦁ Realizar esfuerzos adicionales para incorporar a la EpT egresados de QAC de: a) las provincias y municipios con mayor número de beneficiarios egresados; b) los residentes rurales; c) los que se encuentran en situación de desocupación.

⦁ Apoyar el proyecto piloto de conversión de las Escuelas Laborables del MINERD en Centros Integrados de Educación de Jóvenes y Adultos, para cubrir la demanda de los egresados del Plan Quisqueya Aprende Contigo.

⦁ Erogación de recursos para que el INFOTEP pueda garantizar la formación a los egresados de QAC”.

En febrero del año 2015 se celebró el “Seminario Iberoamericano: Nueva Institucionalidad para la Educación de Personas Jóvenes y Adultas” en el que, además de reflexionar sobre el modelo institucional que debería darse la Educación de Jóvenes y Adultos en el próximo futuro, se conocieron experiencias y se debatieron alternativas para la ordenación de la nueva Educación Secundaria para Jóvenes y Adultos que debe gestarse a partir de la reforma de la estructura académica del currículo general.


[1] La ENHOGAR 2014 tampoco ha sido publicada oficialmente.

[2] Sistematización de la experiencia de Alfabetización de Sur Futuro y Escuelas Radiofónicas Radio Santa María en el marco del Plan Quisqueya Aprende Contigo. IDEC.

http://idec.edu.do/Archivos/InformeFinalSurFuturo.pdf

[3] Pautas para la Implementación de la Educación Básica Flexible para Personas Jóvenes y Adultas. MINERD. http://www.papse2.edu.do/index.php/publicaciones/26-publicaciones/educacion-de-adultos/52-marco-curricular-del-subsistema-de-educacion-de-personas-jovenes-y-adultas-2

[4] SurFuturo. 1‐oct.‐14. Alfabetización y Educación para el Trabajo. Observatorio educativo de alfabetización. Octubre 2014, Ficha Técnica No. 3

http://surfuturo.org/wp/wp‐content/uploads/2014/05/Ficha‐tecnica‐3‐octubre‐simple‐FINAL.pdf


Última actualización: Junio de 2017