01 ene. 2021

Efecto Viral: COVID-19 y la transformación acelerada del empleo en América Latina y el Caribe

Guillermo Beylis, Roberto Fattal Jaef, Michael Morris, Ashwini Rekha Sebastian y Rishabh Sinha

Banco Mundial

La COVID-19 comenzó como una emergencia sanitaria, pero está evolucionando rápidamente hacia una crisis del empleo. Este informe analiza el panorama actual del empleo y brinda recomendaciones de políticas económicas para adaptarse al futuro de los trabajos. 

Transformación económica, habilidades y el futuro del trabajo. Conclusiones e implicaciones de política 

Como se ha revelado en este análisis y conforme a la literatura, la educación continua siendo la herramienta más eficaz para asegurarse contra los riesgos de la automatización. Los trabajadores peor remunerados y menos capacitados que realizan las tareas más sencillas y rutinarias corren el mayor riesgo de ser reemplazados por máquinas. Al estar empleados en ocupaciones con salarios más bajos, en el corto plazo es menos probable que dichas tareas se automaticen porque los precios de los robots y las tecnologías de la automatización deben bajar aún más para que su adopción sea económicamente deseable. Sin embargo, en el medio y largo plazo, estas tareas cuentan con un riesgo alto de ser totalmente automatizadas. 

Por lo tanto, la inversión en el capital humano de la fuerza laboral debería ser una prioridad para los responsables de la formulación de políticas. Invertir en la educación temprana genera el mayor rendimiento de las inversiones, y las ventajas crecen con el tiempo porque el aprendizaje y el desarrollo de habilidades son acumulativos. De hecho, Engle et al. (2011) señalan que 1 USD extra invertido en programas de educación temprana de calidad genera un rendimiento de 6-17 USD. Cuando se garantiza la calidad y el acceso, las inversiones en educación temprana también aumentan la equidad, y hay varios ejemplos de programas exitosos en la región de América Latina y el Caribe. Las transferencias de dinero en efectivo que fomentan la adopción de programas de educación temprana han favorecido el desarrollo lingüístico en Ecuador y México. El programa Crece Contigo de Chile integra servicios de salud, educación, bienestar y protección disponibles desde la primera atención prenatal de la madre. 

Si bien la región de América Latina y el Caribe ha logrado progresos sustanciales en la mejora del acceso a la educación secundaria, la calidad de la educación sigue estando a la zaga de las naciones avanzadas y de los países en desarrollo de Asia oriental. Por lo tanto, la atención debe centrarse en aumentar la calidad de la enseñanza secundaria y en preparar a los estudiantes para que continúen sus estudios, ya sea en escuelas de oficios o en la universidad. 

(…) 

Por último, a medida que se adopten las nuevas tecnologías de la automatización en los países de América Latina y el Caribe, la educación para adultos podría cobrar mayor relevancia. Aunque la cronología de la adopción de las tecnologías es incierta, es posible que las transformaciones en el lugar de trabajo se produzcan a mitad de la carrera de muchos trabajadores, que tendrán que adaptarse, en particular, cambiando el conjunto de tareas que realizan en el trabajo. Los Gobiernos deberían desarrollar programas que ayuden a los trabajadores a mejorar sus habilidades y volver a capacitarse para los nuevos trabajos, y minimizar sus costos de ajuste. Mientras tanto, el diseño de programas de educación para adultos debe tener en cuenta las limitaciones a las que a menudo se enfrentan los adultos en términos de tiempo, recursos económicos y demandas competitivas. Al mismo tiempo, la investigación en neurociencia y conducta ha descubierto que el cerebro adulto aprende de manera diferente. 

El éxito de este tipo de programas ya implementados en la región es mixto. El programa argentino Entra21, que ofrece capacitación profesional y pasantías para adultos, observó un aumento del 40 % en los ingresos de sus participantes (J-PAL, 2017). En Perú, un programa de emprendimiento femenino no tuvo efectos significativos en el empleo. De manera similar, en la República Dominicana, el programa Juventud y Empleo no aumentó el empleo, aunque mejoró las habilidades no cognitivas y la formalidad laboral. La evidencia sugiere que los programas de educación para adultos tienen más éxito cuando están vinculados a oportunidades de empleo. Por lo tanto, los programas que incluyen contratos de aprendizaje y períodos de prácticas en colaboración con el sector privado generalmente tendrán efectos más duraderos y significativos. Por ejemplo, el programa colombiano Jóvenes en Acción, que combina la educación con la capacitación profesional en el puesto de trabajo, ha demostrado que la probabilidad de empleo formal e ingresos aumentan a corto plazo, y ha observado que los beneficios se mantienen en el tiempo.

Leer estudio

Última actualización: Abril de 2021