Resumen del seguimiento de la Meta

Ampliar el acceso a la Educación Primaria y Secundaria, a través de la Política de Jornada Escolar Extendida

Las estrategias 01.1.1 y 01.2.1 del Plan Estratégico de Educación 2017-2020 (PEE 2017-2020) contemplan ampliar el acceso a la Educación Primaria y a la Educación Secundaria, a través de la Política de Jornada Escolar Extendida. Las acciones previstas incluyen completar e integrar el número de aulas requeridas para ampliar la jornada escolar extendida; implementar planes y programas dirigidos a reducir la cantidad de niños, niñas y adolescentes no escolarizados, ampliando la cobertura; y promover medidas comunicativas, sociales y legales para asegurar la asistencia de todos los niños, niñas y adolescentes a los centros educativos de Primaria y Secundaria. 

Un reciente informe elaborado por el MINERD y UNICEF titulado Niños Fuera de la Escuela[1] indaga sobre dos tipos de exclusión educativa: la exclusión efectiva, que se refiere a las situaciones en donde los niños, niñas y adolescentes se encuentran efectivamente fuera del sistema educativo y la exclusión potencial, que se refiere a los escenarios o situaciones en los que se encuentran los estudiantes y que representan riesgos de abandonar la escuela. 

Sobre la exclusión efectiva el informe resalta que el sistema educativo de la República Dominicana ha mejorado de manera significativa en los últimos años. El acceso al nivel primario ha sido casi universalizado. La matrícula de los estudiantes que tienen entre cinco y catorce años creció un 12 % entre los años 2005 y 2015, con picos de 17 % para los niños y niñas de cinco años y 16 % para los jóvenes de doce a catorce años. No obstante, de acuerdo con el mismo informe, persisten todavía bolsas de exclusión educativa: el 18,2 % de los niños y niñas de cinco años se encuentra fuera de la escuela. En idéntica situación está el 2,1 % de los niños de seis a once años, el 2,5 % que tiene entre doce y catorce y el 9,9 % de los adolescentes de quince a diecisiete años. 

La exclusión se concentra especialmente entre algunos colectivos, como los niños, niñas y adolescentes con discapacidad. Según el informe, dos de cada 10 niños y niñas de 6 a 11 años con discapacidad (21 %), no asisten actualmente a la escuela. Alrededor de tres de ellos asistió a la escuela anteriormente, pero la abandonó. Casi la mitad de los niños y niñas con discapacidad de entre 6 y 11 años, no sabe leer ni escribir (47 %). Los jóvenes con discapacidad se encuentran expuestos a la exclusión escolar en una medida mayor que sus pares sin discapacidad. A medida que avanzan en edad, se incrementa el abandono, así como la sobreedad de quienes permanecen en la escuela. De cada 100 adolescentes con discapacidad, 13 (de 12 a 17 años) nunca asistieron a la escuela. 

Por su parte, el cuarto informe periódico de la República Dominicana del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas[2], publicado en octubre de 2016, tras reconocer los esfuerzos realizados por el Estado para incrementar su inversión en educación y para mejorar la infraestructura de las escuelas, muestra su preocupación por que “a pesar de las medidas adoptadas, los niños de ascendencia haitiana y los niños que no cuentan con un registro de nacimiento continúen enfrentando dificultades para acceder a la educación, particularmente a la educación secundaria y terciaria”. El Comité recomienda al Estado que “redoble sus esfuerzos para garantizar a todos los niños, niñas y adolescentes, en particular los niños haitianos, de ascendencia haitiana y los que no cuentan con un registro de nacimiento o documento de identidad, acceso a todos los niveles de enseñanza”. 

Entre el año escolar 2012-2013 y el 2015-2016, la matrícula total de Educación Básica se mantuvo casi estática (un crecimiento de un 0.3 %), aunque aumentó un 1.8 % en el sector público y semioficial y disminuyó un 4.7 % en el sector privado. El mismo comportamiento se observó en el Nivel Medio, en el que la matrícula total apenas varió un 0.1 %, con una disminución de un 6.8 % en el sector privado y un aumento del 1.8 % en el sector público y semioficial. 

Matrícula Educación Básica

2012/13

2013/14

2014/15

2015/16

Variación 2012/2016

% variación

Sector Público

 1,228,993

1,241,212

1,268,739

1,258,864

29,871

2.4%

Sector Privado

 372,376

370,815

357,641

354,769

-17,607

-4.7%

Sector Semioficial

 34,973

33,395

31,390

27,246

-7,727

-22.1%

Total. Todos los Sectores

 1,636,342

 1,645,422

 1,657,770

 1,640,879

 4,537

0.3%

Total. Sector Público y Semioficial

 1,263,966

 1,274,607

 1,300,129

 1,286,110

 22,144

1.8%

Matrícula Educación Media

2012/13

2013/14

2014/15

2015/16

Variación 2012/2016

% variación

Sector Público

 446,402

 456,575

455,246

 456,956

 10,554

2.4%

Sector Privado

 112,780

 111,556

110,067

 105,094

-7,686

-6.8%

Sector Semioficial

 15,392

 14,140

13,538

 13,043

-2,349

-15.3%

Total. Todos los Sectores

 574,574

 582,271

 578,851

 575,093

 519

0.1%

Total. Sector Público y Semioficial

461,794

 470,715

 468,784

 469,999

 8,205

1.8%

Tasa

2012/13

2013/14

2014/15

2015/16

Variación 2012/2016

% variación

Tasa neta. Básica

92.6

93.2

93.8

93.8

1.2

1.33%

Tasa bruta. Básica

103.9

104.7

105.9

105.2

1.3

1.28%

Tasa neta. Media

54.1

57.5

59

60.7

6.6

12.20%

Tasa bruta. Media

74.6

75.7

75.2

75.7

1.1

1.47%

Las tasas brutas de cobertura han mejorado ligeramente (1.28 % en Básica y 1.47 % en Media), mientras que la tasa neta ha aumentado un 1.33 % en Básica y un importante aumento de 12.20 % en Media, como consecuencia de una fuerte disminución de la sobreedad, paralelo al aumento del abandono escolar. 

Jornada Extendida 

Entre agosto del 2016 y finales del 2017, se ha finalizado la construcción de un total de 111 centros, con 2,017 aulas, para el nivel de Primaria y 67 centros, con 1,393 aulas, para el nivel de Secundaria. En total, 178 centros y 3,410 aulas nuevas. Esto ha permitido que, desde agosto de 2016 hasta el 31 de diciembre de 2017, se hayan incorporado al Programa de Jornada Extendida 208,053 nuevos estudiantes de los niveles de Inicial, Primaria y Secundaria. En el inicio del año escolar 2017-2018 había un total de 4,158 centros educativos en Jornada Extendida con 1,142,977 estudiantes inscritos, lo que representa un 59% del total de la matrícula. Para alcanzar la meta de la universalización de la Jornada Extendida, tendrían que incorporarse aproximadamente 250,000 nuevos estudiantes por año en los próximos tres años escolares. 

Sin considerar las mejoras en la calidad educativa, la jornada de ocho horas en la escuela tiene ventajas colaterales importantes, como la alimentación y la seguridad que supone “sacar” a niños y adolescentes de la calle. Esto está motivando una demanda creciente de la población por las escuelas de tanda extendida, provocando tensiones al inicio del año escolar por la falta de cupos en algunas escuelas y un trasvase gradual de estudiantes desde el sector privado al sector público. 

En este sentido el ministro de Educación, y el presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano firmaron, en junio de 2017, 35 convenios de cooperación en la modalidad de cogestión que permitirán el paso de 127 centros educativos de congregaciones y obispados de la Iglesia Católica al sector público. Igualmente, el Ministerio de Educación y la Mesa de Diálogo y Representación Cristiana firmaron en octubre de 2017 un convenio de colaboración que permitirá a los planteles escolares gerenciados por las iglesias evangélicas operar con las mismas características administrativas y pedagógicas que los centros educativos públicos, bajo los principios cristianos. El convenio contempla la cogestión escolar en 134 centros educativos cristianos a nivel nacional que pasarán al sector público, con una matrícula aproximada de 40 mil estudiantes. 

Garantizar la inclusión, permanencia y conclusión de los niños y niñas en la Educación Primaria y Secundaria, reduciendo el abandono escolar, la repitencia y la sobreedad. 

Las estrategias 01.1.2 y 01.2.2 del PEE 2017-2020 buscan garantizar la inclusión, permanencia y conclusión de los niños y niñas en la Educación Primaria y Secundaria, reduciendo el abandono escolar, la repitencia y la sobreedad apoyándose en la Política de Jornada Escolar Extendida. 

Las estrategias incluyen una serie de acciones dirigidas a mejorar la inclusión y la eficiencia interna, entre las que se encuentran ofrecer los apoyos necesarios para garantizar la inclusión y permanencia educativa de los niños, niñas y adolescentes con Necesidades Específicas de Apoyo Educativos (NEAE) en el Nivel Primario y Secundario, mediante la puesta en marcha de planes de refuerzo, orientación y apoyo, adaptaciones curriculares e intervenciones psicopedagógicas; implementar planes de mejora en todos los centros dirigidos a eliminar el abandono escolar y reducir los niveles de repitencia y sobreedad; promover la participación de estudiantes en programas de apoyo a los aprendizajes en las diferentes áreas curriculares (espacios de apoyo pedagógico); o revisar la política de evaluación y promoción en los dos primeros grados del Nivel Primario, para identificar y ofrecer los apoyos necesarios y evitar la acumulación de deficiencias en los grados superiores. 

Otras medidas contempladas son apoyar las estrategias de implementación del programa de Cultura de Paz; ampliar la cobertura de los centros educativos (que las escuelas que llegan hasta el 4to grado puedan llegar a grados superiores, 5to y 6to), sobre todo en las escuelas multigrado de zonas rurales aisladas; o poner en marcha programas flexibles de aprendizaje para adolescentes y jóvenes, utilizando modelos a distancia, en ambientes virtuales, y otros medios tecnológicos. 

El esfuerzo para universalizar la educación de niños, niñas y adolescentes entre 5 y 18 años va paralelo a la toma de medidas para aumentar la calidad educativa y mejorar la eficiencia interna del sistema educativo. 

De acuerdo con el informe Niños fuera de la escuela, antes citado, muchas investigaciones han demostrado que existe una relación directa entre la sobreedad y que los niños, niñas y adolescentes se encuentren fuera de la escuela. A su vez, la sobreedad es consecuencia del ingreso tardío y, sobre todo, de la repitencia causada por los escasos logros de aprendizaje. Según el informe, en el año escolar 2014-2015, de cada 100 estudiantes que asisten a Primaria, 19 tienen sobreedad (18.6 %). El porcentaje es de 24 % para el primer ciclo de Secundaria, y del 24.1% para el segundo ciclo de Secundaria. 

En el mismo año escolar, en el Nivel Primario, de cada 100 estudiantes que asistían con sobreedad de 1 y 2 años, abandonaron entre 2 y 3 estudiantes respectivamente y de cada 100 estudiantes que asistían con sobreedad de 3 y más años, abandonaron 10 de ellos. La insuficiencia de aprendizajes en el dominio de la lectura y escritura es la principal causa de repitencia en todo el ciclo, de acuerdo con el informe; siendo el 3er grado el que mayor repetición registra en todo el nivel. Aun en los que aprueban, los aprendizajes adquiridos en muchos casos son bajos, lo cual tiene un impacto negativo en los desempeños durante el segundo ciclo. 

Para el año escolar 2014-15, la mayoría de los estudiantes potenciales (93.4 %), se inscribieron al primer grado de secundaria (antes 7.º); y el restante de estos estudiantes (7 de cada 100) que cursaba el año anterior (6.6 %), abandonó la escuela. En el segundo ciclo de secundaria, la proporción de estudiantes que reprueban y no vuelven a inscribirse al año siguiente se incrementa a medida que crece la sobreedad y que avanzan los grados. Al consultar a los estudiantes de secundaria repitentes por las causas de dicha repetición se encuentra que la mayor proporción remite a causas escolares: no entender, problemas en los vínculos, malestar en la escuela, poca utilidad del estudio… Según el informe, para comprender los procesos de desapego al estudio y del abandono de los estudiantes en la escuela secundaria, la consideración del ambiente escolar es clave, ya que, en la adolescencia, la inserción grupal (o su ausencia) es esencial en su proceso de desarrollo personal. 

Estos datos demuestran la necesidad de actuar con urgencia y constancia en la mejora de la calidad de los aprendizajes y la eficiencia interna del sistema con medidas como aulas de refuerzo, aprendizaje personalizado y mejora del clima escolar para que todos los estudiantes alcancen cada año los logros de aprendizaje pautados, de manera que se reduzca la repitencia y la sobreedad y se acabe con el abandono escolar. 

Las medidas adoptadas desde el MINERD para favorecer la inclusión y mejorar la eficiencia interna del sistema parecen dispersas y de impacto limitado. En el Nivel Primario se reporta la implementación de estrategias de recuperación y nivelación de estudiantes en sobreedad, pero que afectan a sólo 195 centros y 11,291 estudiantes. En el Nivel Secundario el “Programa Espacios de Enriquecimiento” dirigido al desarrollo de habilidades cognitivas, lingüísticas y socioemocionales en la población estudiantil que está en riesgo de abandono y deserción, beneficia solamente a 530 estudiantes de 68 liceos. 

Entre las medidas para la mejora del clima escolar, el MINERD reporta la creación de un protocolo para la promoción de la cultura de paz y buen trato en los centros educativos y el diseño de guías orientadoras para la convivencia pacífica en la escuela y el abordaje de todos los aspectos relacionados con el mejoramiento del clima escolar. Este protocolo se ha socializado con técnicos y docentes en las jornadas de verano de 2017, y un proyecto piloto se ha puesto en marcha en el distrito 1005 de Boca Chica. 

Se echa en falta el diseño de medidas más sistemáticas y generalizadas para abordar la ineficiencia interna del sistema, que afecta de manera muy negativa a los aprendizajes y encarece notablemente la prestación del servicio por los altos índices de repitencia. 

La evolución de las tasas de eficiencia interna entre el año escolar 2012/2013 y el 2015/16, se refleja en el cuadro adjunto. 

Año

Nivel Básico

Nivel Medio

Promovidos

Reprobados

Abandono

Sobreedad

Promovidos

Reprobados

Abandono

Sobreedad

2012-2013

88.8

8.6

2.6

12.2

83.5

10.8

5.7

18.4

2013-2014

88.9

8.1

3

12.3

82.4

11.2

6.4

17.5

2014-2015

91.8

5.7

2.5

11.9

83.7

8.9

7.3

16.1

2015-2016

93.2

5.4

2.4

10.6

85

8.3

6.7

13.9

Se observa un a mejora paulatina sobre todo en el Nivel Básica, con el aumento de la promoción y una disminución de los reprobados, el abandono escolar y la sobreedad.  En el Nivel Medio, la fuerte reducción en la sobreedad ha venido acompañada de un aumento en las tasas de abandono

Desarrollar las competencias y el logro de los aprendizajes de todos los y las estudiantes, a través de planes y programas que enfaticen la calidad.

Las estrategias 01.1.3 y 01.2.3 del PEE 2017-2020 están encaminadas a desarrollar las competencias y el logro de los aprendizajes de todos los y las estudiantes del Nivel Primario y Secundario, a través de planes y programas que enfaticen la calidad. Ambas estrategias incluyen acciones como la implementación del currículum por competencias; desarrollar jornadas de orientación y capacitación al personal técnico y docente de Educación Primaria y Secundaria; fortalecer en los centros de Jornada Escolar Extendida las estrategias de apoyo a los aprendizajes como tutorías, cursos optativos y talleres, maximizando los recursos existentes en el centro; desarrollar estrategias para la atención a la diversidad de los estudiantes; promover la educación física, el deporte, el juego y la recreación como parte de una educación integral; dotar a los centros educativos de los materiales de apoyo al docente, recursos didácticos y mobiliario escolar para el fortalecimiento del desarrollo curricular y la calidad educativa; o promover el uso significativo de las TIC's como recurso de aprendizaje (EDUPLAN, entre otros).

Como acciones específicas, la estrategia de Educación Primaria prioriza el diseñar y monitorear la formación especializada en alfabetización inicial para los y las docentes del primer ciclo del Nivel Primario en el marco de la Estrategia Nacional de Formación Continua Centrada en la Escuela (EFCCE); mientras que, en el Nivel Secundario, se resalta la necesidad de apoyar la aplicación de pruebas de aptitud y consejería al finalizar el primer ciclo de Educación Secundaria, a fin de identificar intereses y posibilidades de ingreso de los y las estudiantes a las distintas modalidades y su correspondencia con las necesidades identificadas en los estudios prospectivos realizados.

Los resultados arrojados por la Evaluación Diagnóstica de Estudiantes de Tercer Grado de Primaria 2017, la primera evaluación censal realizada en el país en este grado, no son positivos. Sólo el 12% de los estudiantes de Lengua Española y el 27 % de Matemática alcanzaron el nivel Satisfactorio que agrupa todas las competencias esperadas en un estudiante al final del primer ciclo de primaria. Un 50 % de los de Lengua Española y un 44 % de los de Matemática se quedaron en el nivel Elemental, que comprende las competencias más básicas.

Esto es así con estudiantes que ya han cursado todos sus años de Educación Primaria con el nuevo currículo y, en un alto porcentaje, en el Programa de Jornada Escolar Extendida. Llama la atención que las diferencias entre los estudiantes de centros públicos de jornada extendida y de jornada regular, aunque significativas estadísticamente, son mínimas: 297 de puntaje promedio en jornada extendida frente a 290 en jornada regular en Matemática y 295 frente a 291 en Lengua Española.

Otros factores tienen un peso mucho más relevante en los resultados. Así, los estudiantes de centros privados alcanzan mejor desempeño que los de los centros públicos (293 para centros públicos y 323 puntos promedio en Lengua Española para centros privados y 293 y 322 en Matemáticas).

Como era de esperar, el grupo socioeconómico es también un factor de gran relevancia: los estudiantes del nivel socioeconómico más bajo obtuvieron 287 puntos promedio en Lengua Española y 288 en matemáticas, frente a 321 y 320 puntos de los estudiantes del quintil más favorecido.

La gran diferencia en resultados entre los estudiantes con la edad prevista para el grado y los estudiantes en sobreedad (303 puntos en Lengua Española y Matemática para los estudiantes en edad teórica, frente a 283 y 285 puntos promedio para estudiantes en sobreedad), invita a insistir en la inutilidad de la repitencia como solución de aprendizaje para los niños y niñas con necesidades específicas.

Llama también la atención la enorme disparidad geográfica en los resultados. Mientras los estudiantes de la Regional de La Vega, con los más altos puntajes promedio del país, alcanzan los 311 puntos en Lengua Española y Matemática, los estudiantes de la Regional de Barahona apenas llegan a 279 y 280 puntos de promedio, para una diferencia de más de 30 puntos. Y si la diferencia en los niveles de pobreza entre La Vega y Barahona podrían explicar esta brecha, los factores socioeconómicos no explican las diferencias con otras regionales como Montecristi, que, con índices de pobreza más parecidos, tiene puntajes promedio de 306 en Lengua Española y 304 en Matemática.

El poder contar por primera en el país con una prueba censal sobre los resultados de aprendizaje de los estudiantes en una etapa temprana, ofrece la posibilidad de realizar una multiplicidad de estudios sobre otros factores que pueden influir en el aprendizaje, como la existencia de apoyos específicos para estudiantes con dificultades, el uso de libros de texto, la cantidad de alumnos por sección, el clima escolar u otras variables que podrían incidir significativamente en los resultados.

Los resultados de Pruebas Nacionales de los últimos años reflejan una tímida mejora en el logro de los aprendizajes de los estudiantes.

De acuerdo con el informe sobre la 1° convocatoria de Pruebas Nacionales de 2017, elaborado por la Dirección de Evaluación de la Calidad, en 8º de Básica el porcentaje de promovidos pasó de 81 % en 2012 a 84 % en 2016 (último año de celebración de estas Pruebas); en Básica de Adultos el porcentaje de promovidos fue de 86 % en 2012 y el mismo porcentaje en 2017 (85 % en 2016); en la modalidad General de Media un 60 % fue promovido en 2012 y un 72 % en 2017 (68 % en 2016); en la modalidad de Educación Técnico Profesional de Media el porcentaje de promovidos pasó de 74 % en 2012 a 81 % en 2017 (77 % en 2016).

Los puntajes promedios en las Pruebas Nacionales 2017, en general, fueron mejores en relación con el año 2016, con excepción de Lengua Española Media General y Media Técnico Profesional que obtuvo un promedio ligeramente más bajo; así como en Ciencias Naturales en Básica de Adultos y Media Modalidad Técnico Profesional. El área que obtiene puntuación promedio más alta es Lengua Española. El área con puntuación más baja es Ciencias Naturales y en Media Modalidad General es Matemáticas. Es significativo el aumento del puntaje de Matemáticas ya que en años anteriores esta ha sido el área con más bajos resultados en todos los niveles. La Modalidad Técnico Profesional es la única que logra alcanzar un promedio por encima de la media en todas las áreas (la media de las pruebas de Básica de Adultos es 17 y de las pruebas de Media es 18).

Al comparar los resultados entre centros de la Modalidad General de Educación Media de jornada regular y los de jornada extendida se advierte que, al igual que en 2016, los estudiantes que se encuentran en centros de jornada extendida, en general, logran mayor promoción y calificación (83 % de promoción en jornada extendida, frente a 72,86 % para los estudiantes de jornada regular). Los puntajes promedios en todas las áreas son más altos en los centros de jornada escolar extendida con promedios de 18.47 puntos en la asignatura de Lengua Española (17.33 en la jornada regular), 18.04 puntos en Matemáticas (16.78 en la jornada regular), 18.50 puntos en Ciencias Sociales (17.60 en la jornada regular) y 17.81 puntos en Ciencias Naturales (17.02 en la jornada regular).

Estas mejoras observadas en los resultados de Pruebas Nacionales no se corresponden, sin embargo, con buenos resultados en pruebas internacionales. En diciembre de 2016 se conocieron los resultados de las pruebas del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos, PISA, llevadas a cabo en el año 2015; y las primeras en las que participó República Dominicana. El estudio PISA 2015 se centró en las ciencias, dejando la lectura y las matemáticas como áreas secundarias de la evaluación. En las pruebas participaron una muestra representativa de estudiantes de 15 años de las escuelas de los 72 países y economías participantes.

Los resultados de República Dominicana fueron malos en todas las áreas. En Ciencias, el porcentaje promedio de la OCDE fue de 493 puntos, mientras que los estudiantes de República Dominicana obtuvieron de media 332 puntos, ocupando el último lugar entre los países participantes; en Lectura la media de OCDE fue también de 493 y la media de los estudiantes dominicanos fue de 358, sólo por delante de la Antigua República Yugoslava de Macedonia, Argelia, Líbano y Kosovo; por último en Matemáticas, la media de la OCDE fue de 490 puntos y la media dominicana fue de 328 puntos, con los peores resultados entre todos los participantes.

Especialmente preocupante es el alto porcentaje de estudiantes que están por debajo del nivel 2, considerado el umbral básico de competencias. Según los parámetros de PISA, todos los estudiantes deberían alcanzar el nivel 2 de competencias al concluir la educación obligatoria en las áreas evaluadas. Sin embargo, el 85.7 % de los estudiantes dominicanos están por debajo del nivel 2 en Ciencias (frente a 21.2 % de media de la OCDE); el 72.1 % están por debajo del nivel 2 en Lectura (20.1 % en OCDE); y el 90.5 % de los estudiantes no alcanza el nivel 2 en Matemáticas (23.4 % en OCDE).

Las acciones llevadas a cabo por el MINERD para desarrollar las competencias y el logro de los aprendizajes difieren según el nivel educativo y el distrito en el que se encuentre el centro.

Con carácter general, el MINERD reporta acciones de capacitación para todos los docentes, en las jornadas de verano, en las que, de acuerdo con las Memorias del Ministerio, participaron, en el año 2017, 47,195 docentes del Nivel Primario y 34,042 docentes del Nivel Secundario. Igualmente, con carácter general se reportan acciones de acompañamiento a las docentes llevadas a cabo desde los distritos educativos.

Los centros educativos de Nivel Primario de 23 distritos educativos del país participan, además, desde el inicio del año escolar 2017-2018, en la Estrategia de Formación Continua Centrada en la Escuela (EFCCE). Esta estrategia procura el desarrollo de las competencias curriculares prescritas para el aprendizaje de la Lengua Española y la Matemática en los estudiantes del primer ciclo del Nivel Primario. La estrategia incluye el diseño de planes de mejora para el fortalecimiento de la gestión institucional y pedagógica del centro; un componente de acompañamiento y capacitación de los docentes a través de los técnicos de la Dirección Educación Primaria, de las regionales y los distritos educativos, y los formadores de las Instituciones de Educación Superior (IES) contratadas por el MINERD; y el uso de unas guías teóricas de Lengua Española y Matemática de primero y segundo grados para favorecer el desarrollo de competencias en los estudiantes del primer ciclo.

Por último, algunos centros educativos del Nivel Primario participan en otros programas piloto destinados a la mejora de la lectoescritura, como el “Programa Leer”, auspiciado por USAID, y llevado a cabo por UNIBE con el apoyo de Visión Mundial. Desde el año 2015 se trabaja con 396 escuelas del sector público, beneficiando a 200,000 estudiantes de primero a sexto grado del nivel primario. Los primeros resultados de este proyecto, medidos internamente, presentan resultados positivos.

En lo referente a la entrega de recursos didácticos y materiales de apoyo al docente, en el año 2017-2018 no fue posible facilitar libros de texto adaptados al nuevo currículo, por no haber sido aprobados todavía por el Ministerio. Sí se procedió a la licitación para la recontratación de los libros seleccionados con arreglo al currículo anterior, que se resolvió en junio de 2017 con la compra de textos para los diferentes niveles y subsistemas por valor de más de 1,300 millones de pesos.

Fortalecer la gestión institucional

Las estrategias 01.1.4 y 01.2.4 del PEE 2017-2020 están focalizadas en el Fortalecimiento de la gestión institucional. Las acciones relacionadas con estas estrategias incluyen fortalecer el sistema de acompañamiento, monitoreo y seguimiento a los centros educativos (“¿Cómo va mi escuela?”, entre otros…); diseñar e implementar estrategias para fortalecer la gestión institucional a nivel regional, distrital y centros educativos, apoyadas en el sistema de información; promover el uso de las investigaciones sobre resultados de aprendizajes de los estudiantes y las evaluaciones del centro para mejorar la gestión; fortalecer el funcionamiento de los grupos pedagógicos; implementar los acuerdos de las alianzas público-privadas; o articular las instancias del MINERD y organismos colaboradores en acciones coordinadas. 

En el ámbito de la Educación Secundaria, el PEE contempla reorganizar los centros del Nivel Secundario de acuerdo a la nueva estructura académica y descontinuar progresivamente las tandas nocturnas de los centros de Educación Secundaria.

La iniciativa “Cómo Va Mi Escuela” (“CVME”) es una intervención de participación social y gestión descentralizada que permite monitorear de forma transparente y colectiva el desempeño del centro escolar con base en metas establecidas por la misma comunidad educativa.

Está enfocada en mejorar la calidad de los servicios educativos a través de un mayor involucramiento de la comunidad educativa en la gestión escolar. Para lograr este fin se proponen tres objetivos específicos: (i) Fortalecer la gestión enfocada en resultados y la rendición de cuentas a nivel de centro educativo; (ii) Incrementar la participación de la comunidad educativa y organizaciones locales en el monitoreo de la gestión escolar; y (iii) Contribuir a fortalecer el sistema de información escolar existente –SIGERD.

CVME genera un proceso de consulta, aplicando cuestionarios con preguntas cerradas y abiertas, con la finalidad de conocer la valoración del centro educativo por parte de las familias, estudiantes, docentes, y directivos. Además de estos datos, se utilizan otras fuentes tales como el registro de asistencia del centro, los datos de la aplicación de la Pruebas Nacionales y los datos del Sistema de Gestión Escolar de la República Dominicana - SIGERD. 

La información recolectada por ambas fuentes se presenta en una “tarjeta de calificación”, que sirve como una radiografía para conocer en forma clara el estado de situación del centro y los aspectos que requieren mayor atención. La siguiente etapa del programa es la Interfase, un espacio de intercambio colaborativo entre los integrantes de los órganos de gobierno y representantes de la comunidad educativa en donde se comparten los resultados de las consultas, se dialoga sobre las causas de los problemas identificados y se elaboran planes de mejoras de manera conjunta. Finalmente, la última fase es la de seguimiento, en donde los planes de mejora deben ser implementados por el equipo de gestión de cada centro y los líderes y actores definidos para cada actividad y monitoreados por los equipos distritales.

El proyecto MINERD/Banco Mundial/USAID “Cómo va mi Escuela” (CMVE), al final del año escolar 2016-2017, concluyó su fase piloto en 15 centros educativos, tanto de primaria como de secundaria, distribuidos en varias provincias del país a lo largo del corredor Duarte. Los resultados del Piloto fueron positivos y en el año escolar 2017-2018 se ha extendido a 300 centros educativos, completando hasta la fecha el proceso de consulta en 120 centros educativos.

En el fortalecimiento de la gestión institucional de la Educación Primaria y Secundaria se ha avanzado con el proceso de microplanificación ordenado por el Consejo Nacional de Educación en la Ordenanza 3/2013, de 1 de octubre, para adaptar la red de centros a la nueva estructura académica del sistema educativo dominicano. En el año escolar 2017-2018, el 69 % de los centros (86 % de los privados y 59 % de los públicos) tenían adaptada su oferta formativa a la nueva estructura académica. De los centros públicos y semioficiales, 677 centros de Nivel Secundario imparten la Secundaria completa o el primer o el segundo ciclo completo, frente a 609 centros que no han adaptado su estructura. 2,829 centros públicos y semioficiales imparten exclusivamente enseñanzas de Inicial y/o Primaria; 205 imparten el primer ciclo de Secundaria completo, además de los ciclos de Inicial y Primaria; 1,927 centros públicos y semioficiales continúan con la antigua estructura e imparten el primer ciclo incompleto de Secundaria (1° y 2°), además de los ciclos de Inicial y Primaria.

[1] Niños y niñas fuera de la escuela. Estudio de la exclusión educativa en República Dominicana. MINERD-UNICEF (2017).

[2] Observaciones finales sobre el cuarto informe periódico de la República Dominicana. Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Naciones Unidas. Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. 07 oct. 2016. (http://tbinternet.ohchr.org/Treaties/CESCR/Shared%20Documents/DOM/E_C12_DOM_CO_4_25475_S.docx)


Última actualización: Octubre de 2018