Resumen del seguimiento de la Meta

Meta 4: Apoyo a poblaciones en situaciones de vulnerabilidad

Mejorar el alcance, la cobertura, la calidad y el impacto de los servicios de alimentación.

La estrategia 04.1.1 del Plan Estratégico de Educación 2017-2020 busca mejorar el alcance, la cobertura, la calidad y el impacto de los servicios de alimentación escolar, mediante la provisión del servicio en sus cuatro modalidades: PAE Urbano, PAE Rural, PAE Fronterizo y PAE Jornada Escolar Extendida; la supervisión y orientación a los suplidores del servicio; y la extensión del sistema de gestión de la calidad del PAE, que tiene como objetivo suministrar diariamente alimentos de calidad, producidos preferentemente en la localidad o en localidades cercanas a los centros, y que cumplan con los requerimientos nutricionales de los estudiantes según grupos etarios y con condiciones específicas.

La Memoria Institucional 2020 del Inabie (Inabie, 2020) señala: “Desde 2012, el INABIE ha sostenido un crecimiento continuo para dar respuesta a la Jornada Escolar Extendida, pero el año 2020 ha representado un verdadero reto institucional, con la aparición de la Pandemia COVID-19 y todo el impacto que ésta ha tenida a nivel mundial en todos los niveles y en el caso del INABIE limitó la ejecución regular de las 147 actividades institucionales”.

Su Programa de Alimentación Escolar (PAE) tuvo dos fases diferenciadas. La primera desde el 1 de enero hasta el 17 de marzo, en el que se suspendieron las clases presenciales, que funcionó con el sistema habitual de suministro de desayunos, almuerzos y meriendas a las escuelas. Y la segunda, desde marzo en adelante en la que el suministro de alimentación a las escuelas se sustituyó por las Canastas de Alimentación Escolar semanales, compuestas de alimentos crudos. Cada canasta incluye cinco raciones alimenticias para un estudiante.

El PAE en 2020 benefició a un total de a 1,569,799 escolares; distribuidos en 5,944 Centros Educativos públicos y semioficiales correspondientes a las 18 regionales y los 122 distritos escolares del país. Además de unos 174,422 docentes y empleados administrativos de los centros; Con lo cual los beneficiarios totales del PAE sumaron 1,744,222 personas entre estudiantes, profesores y empleados administrativos.

De acuerdo con la Memoria del Inabie, “la entrega de Canastas de Alimentación Escolar inició el 23 de marzo 2020 y desde esa fecha al 12 de noviembre de 2020 se entregaron 10,029,083 Canastas de Alimentación Escolar (Cada kit de alimentación escolar contiene cinco raciones alimenticias para un estudiante durante una semana) a un total de 975,609 estudiantes que representan el 56% de la matrícula atendida por el PAE de 1,744,222 escolares. En relación a los Centros Educativos, el PAE cubrió un total de 3,562 Centros, lo que representa el 60% de los 5,944 Centros Educativos a nivel nacional”.

A pesar de la reducción en el número de beneficiarios, la inversión en el PAE fue de 24,055.59 millones de pesos, puesto que el cambio de formato de raciones con productos cocidos a canastas con productos crudos produjo un aumento en el costo de la ración.

Gráfico 5. Evolución de la inversión realizada en el Programa de Alimentación Escolar (PAE) durante el período 2012-2020

 

(Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Memoria de Inabie 2020).

En octubre de 2019 Unicef publicó el informe Estado Mundial de la Infancia 2019. Niños, alimentos y nutrición. Crecer bien en un mundo en transformación (UNICEF, 2019b).  El estudio analiza lo que denomina “triple carga de la desnutrición” perjudica a los niños, los adolescentes. Los efectos, de acuerdo al informe son:

Desnutrición: retraso en el crecimiento y emaciación

Hambre oculta: carencias de micronutrientes:

Sobrepeso (incluyendo obesidad):

Los datos para la República Dominicana muestran que entre los niños en edad preescolar (0-4), el porcentaje de niños con retraso en el crecimiento moderado y grave es todavía alto, un 7 % (un 9 % en América Latina y el Caribe- ALC). El porcentaje es más alto entre el 20 % de los más pobres, un 12 % (un 24 % en ALC). La emaciación, o adelgazamiento patológico, moderado y grave se sitúa en el 2 % de los niños en la República Dominicana (1 % en ALC). En cuanto al sobrepeso moderado y grave, la incidencia en la República Dominicana es de un 8 % (7 % en ALC). Entre los niños en edad escolar (5 a 19 años) la delgadez moderada y grave es de un 3 % (2 % en ALC) y el sobrepeso moderado y grave un 33 % (30 % en ALC).

Tabla 52. Nutrición: niños en edad preescolar y escolar

País /Zona

Malnutrición entre los niños en edad preescolar (0–4 años de edad) 2013–2018*

Malnutrición entre los niños en edad escolar (5–19 años de edad) 2016

Retraso en el crecimiento (%) (moderado y grave)

Emaciación (%)

Sobrepeso (%)

Delgadez (%)

Sobrepeso (%)

Todos los niños

20% más pobres

20% más ricos

grave

moderada y grave

moderado y grave

moderada y grave

moderado y grave

República Dominicana

7

12

4

1

2

8

3

33

América Latina y el Caribe

9

24

7

<1

1

7

2

30

Mundo

22

45

20

2

7

6

11

18

* Para cada país se toman los datos más recientes en este rango de años.

(Fuente. Elaboración propia a partir de datos del informe Estado Mundial de la Infancia 2019).

El Sistema Integral para la Vigilancia Alimentaria y Nutricional del Escolar (SISVANE) es una estrategia de Educación Alimentaria y Nutricional que está implementando el INABIE en 56 Centros Educativos focalizados de las Regionales de Educación 08, 10, 15 y 17, impactando un total de 16,897 estudiantes de los niveles Inicial, Primaria y Secundaria.

De acuerdo con la Memoria del Inabie la situación nutricional de los estudiantes de los Centros Educativos donde se implementa este sistema era la que se refleja en la tabla adjunta. GENERAL ESTADO

NUTRICIONAL 2019-2020

Tabla 53. Estadísticas de la situación nutricional de la población escolar, 2020.

Resumen Estado Nutricional

Cantidad

%

Obesidad

           1,754

10.4%

Sobrepeso

           2,495

14.8%

Normopeso

         12,055

71.3%

Bajo Peso Moderado

               482

2.9%

Bajo Peso Severo

               111

0.7%

Total

         16,897

100.0%

(Fuente: Memoria Institucional 2020, Inabie).

De acuerdo con Inabie, se inició la implementación de las pausas activas y recreos divertidos, para aumentar la actividad física en los centros educativos, como estrategia de prevención y tratamiento del sobrepeso y obesidad y se entregaron suplementos nutricionales a los escolares con desnutrición aguda moderada y severa.

El pasado 9 de septiembre se presentó públicamente[1] el Plan nacional para la reducción de la desnutrición aguda en niños, y niñas de 6 a 60 meses, embarazadas y madres lactantes (UNICEF / MSP / SNS /USAID, 2020).

En el contexto de los efectos socioeconómicos de la pandemia del COVID-19, el objetivo general del Plan Nacional de Reducción de la Desnutrición Aguda es identificar y tratar a niños y niñas de 6 meses a 5 años, embarazadas y madres lactantes con desnutrición aguda en el primer nivel de atención y en la comunidad.

Para lograr este objetivo se requiere articular una red público-privada con el liderazgo del Ministerio de Salud Pública, el Servicio Nacional de Salud, UNICEF, USAID, y con la participación de organizaciones no gubernamentales ONG, organizaciones de base comunitaria OBC, fundaciones y empresas del sector privado que trabajarán en sus respectivas comunidades, identificando y tratando niños y niñas menores de 5 años, embarazadas y madres lactantes con desnutrición aguda”.

El objetivo del Plan es alcanzar al menos a 20,000 niños y niñas entre 6 meses a 5 años y 700 embarazadas y madres lactantes con desnutrición aguda y riesgo inminente de desnutrición.

Fortalecimiento institucional del Inabie

En el año 2020, el INABIE, de acuerdo con su Memoria Institucional, ha obtenido importantes avances en su eficiencia administrativa y operacional. Entre ellos se encuentran

Tabla 54. Indicadores del PEI para la estrategia 04.1.1

Indicadores PEI

Ref. PEI

Indicador

Línea Base 2016

Resultados

Meta 2020

% cumplimiento indicador

2017

2018

2019

45

Porcentaje de estudiantes de los niveles inicial, primario y secundario, que reciben diariamente en el centro educativo apoyo nutricional con almuerzo y dos meriendas. Sector público.

56

59

62

68

90

76%

(Fuente: Memoria Minerd 2020)

Ampliación de los programas para apoyar a los estudiantes en situaciones de vulnerabilidad

La estrategia 04.1.2 del PEE 2017-2020 busca garantizar el acceso y la permanencia en el sistema educativo de los estudiantes en situación de vulnerabilidad, contribuyendo al mejoramiento de la calidad educativa. Para ello, contempla varias acciones entre las que destacan beneficiar a los estudiantes de los sectores público y semioficial con programas de salud escolar (bucal, visual , auditiva y epidemiología e investigación); evaluar el impacto de los programas de asistencia social a los estudiantes en situación de vulnerabilidad para desarrollar planes de mejora pertinentes; y articular redes institucionales y fomentar iniciativas privadas para desarrollar planes y programas de inclusión y apoyo socioeducativo a estudiantes en situación de vulnerabilidad.

Programas de salud escolar

De acuerdo con la Memoria de Inabie:

“En los programas de salud escolar, para el 2020 la inversión en Salud Escolar aumentó a RD$ 1,173,484,832.98. Con estos recursos se atendieron 1,512,564 niños y niñas con servicios de epidemiología, nutrición, salud bucal, visual y auditiva; con lo cual se complementa y dimensiona el impacto del PAE en la disminución de la malnutrición en los escolares y la vulnerabilidad educativa en general. (…)

El Programa de Salud de mayor alcance es el de Epidemiología e Investigación. En el 2020 a pesar de sólo tener disponibilidad de trabajo presencial hasta marzo, se logró desparasitar a 1,350,400 estudiantes y se administraron 2,700,000 tratamientos. Las actividades desarrolladas tuvieron que ser descontinuadas desde abril 2020”.

En la tabla adjunta se reflejan la cantidad de estudiantes atendidos en el resto de los Programas de Salud escolar.

Tabla 55. Estudiantes atendidos por los distintos programas de salud. 2012-2020

Servicio

2012

2013

2014

2015

2016

2017

2018

2019

2020

Programa de Salud Bucal

83,370

172,056

124,738

227,167

296,963

288,845

355,915

338,330

70,402

Programa de Salud Auditiva

44,471

16,967

15,673

15,135

91,508

69,493

80,784

37,184

90,000

Programa de Salud Visual

21,503

43,279

52,880

87,227

21,223

48,066

53,900

57,301

1,762

Total Programas

149,344

232,302

193,291

329,529

409,694

406,404

490,599

432,815

162,164

(Fuente: Memorias del Minerd y Memoria Inabie 2020).

Programa de servicios sociales estudiantiles.

En 2020, la inversión programada en utilería escolar ascendió a RD$ 1, 064, 057,204.21, monto que fue destinado para la atención de aquellos estudiantes que se encuentran en las peores condiciones de vulnerabilidad en el sistema de educativo. Según el Inabie, se adjudicó la compra de todos los artículos escolares, excepto de los zapatos y se repartieron 234,074 kits (Poloshirts, pantalones, zapatos, mochilas...) el 31 % de los 750,000 que estaba previsto entregar.

Presupuesto

La amplia cobertura de los servicios de bienestar estudiantil, en especial el de alimentación escolar, tiene su reflejo en un presupuesto notable, aunque el incremento porcentual anual sobre el presupuesto total parece haberse frenado en los últimos ejercicios. El presupuesto de Educación para el año 2020 ascendió a 205,322.43 millones de pesos. De este presupuesto, 25,526.45 millones, el 12.43 % del total, van destinados a servicios de bienestar estudiantil, y la mayor parte de ellos, 24,055.59 millones, 11.71 % del presupuesto total, al Programa de Alimentación Escolar.

En el cuadro adjunto se detallan los resultados del presupuesto efectivamente ejecutado.  Los datos del 2020 son estimaciones.

 Gráfico 6. Presupuesto ejecutado del Inabie en relación con el presupuesto total ejecutado. 2012-2020

(Fuente: Elaboración propia a partir de datos de Inabie y datos de ejecución presupuestaria del Minerd).

Inclusión educativa y atención integral de calidad a niños, niñas y adolescentes con necesidades específicas de apoyo educativo, asociadas y no asociadas a condición de discapacidad.

La estrategia 04.1.3 del PEE 2017-2020 se propone, entre otros resultados, que 10,800 niños, niñas y jóvenes con discapacidad que están fuera del sistema educativo ingresen a este para recibir una educación de calidad y que 2,201 centros educativos regulares del nivel primario reciban apoyo de los Centros de Recursos para la Atención a la Diversidad (CAD), a través del Proyecto de Buenas Prácticas Inclusivas. Entre sus acciones contempla la capacitación de docentes de todos los niveles y modalidades para la atención a la diversidad, diseñar e implementar un modelo pedagógico para los centros educativos especiales que promuevan la inclusión educativa y social en sus estudiantes y ampliar los servicios que ofrecen los centros nacionales de recursos para distintas discapacidades.

Tras casi tres años de trabajo y de diálogo con las organizaciones de la sociedad civil involucradas en la materia la Dirección de Educación Especial presentó en el año 2019 el Plan Nacional de Inclusión Educativa. El plan es un documento holístico y ambicioso que contempla cinco componentes: Sistema de servicios educativos, Recursos educativos, Accesibilidad, Formación y especialización profesional e Inclusión laboral, y tres ejes transversales: Marco normativo actualizado, Sensibilización y Apoyo a las familias de niños, niñas y jóvenes con necesidades especiales de apoyo educativo, NEAE.

Entre los resultados esperados del plan, que se extiende hasta el 2020, se encuentran, alcanzar una mayor cobertura del sistema de servicios educativos enmarcados en el enfoque de educación inclusiva, con el objetivo de que 40 % de los niños y jóvenes con discapacidad que están fuera del sistema, sean incluidos en los diferentes servicios que ofrece el Minerd. Algunas metas previstas son pasar de los 1,085 centros educativos regulares que implementan en el 2018 el Proyecto de Buenas Prácticas Inclusivas (PBPI) a 2,201 centros con PBPI en el 2020; la apertura de 70 aulas específicas de apoyo educativo y la construcción para el 2020 de 13 nuevos centros de educación especial. Igualmente, la apertura del Centro de Recursos Nacional para las NEAE y la ampliación de los Centros de Recursos para la Atención a la Diversidad (CAD) a todas la regionales educativas para el año 2019 (actualmente existen CAD en 13 regionales), así como la apertura de 10 CAD de distrito antes del año 2020.

Con el componente de recursos educativos se aspira a que el 100 % de centros de educación especial, centros de recursos y aulas específicas cuenten con equipos técnicos y tecnológicos suficientes, así como con personal multidisciplinario contratado. La estrategia de eliminación de barreras físicas que limiten el acceso a los centros educativos persigue que estos e instancias del Minerd cuenten con una estructura física sin barreras arquitectónicas y que los centros de educación especial dispongan de transporte escolar adaptado. El componente de formación busca que directivos, docentes, técnicos y personal de apoyo estén capacitados en el enfoque de educación inclusiva y con especializaciones. Por último, con el componente de inclusión laboral se pretende que todos los centros de educación especial implementen programas educativos para la vida y el trabajo o que el 5 % de los puestos de trabajo del Minerd estén ocupados por personas con algún tipo de discapacidad.

Pocos de los objetivos del Plan se han alcanzado. La Memoria del Minerd para 2020 reporta la inclusión de 485 nuevos centros educativos en el Proyecto de Buenas Prácticas Inclusivas (PBPI) para la transformación de las prácticas. A la fecha 1,569 centros educativos participan en el PBPI, un 71 % de los previstos en el Plan. Igualmente, ha sido rediseñado el Centro Nacional de Recursos Educativos para la Discapacidad Visual “Olga Estrella”, convirtiéndose mediante la Orden Departamental 90-2020 en el Centro Nacional de Recursos para Niños con Necesidades Específicas Olga Estrella. El Centro contará a partir de ahora con los recursos necesarios para atender a las personas con cualquier tipo de discapacidad. Se ha abierto de un Centro de Recursos para la Atención a la Diversidad (CAD) en la Regional 16 Cotuí), sumando en su totalidad 14 CAD a nivel nacional, aunque cuatro regionales carecen todavía de CAD y no se ha inaugurado ninguno de los centros distritales previstos en el Plan.

También se diseñó y presentó la “Política institucional de inclusión para las personas con discapacidad”. Se trata de un documento que resume las acciones y programas en favor de los niños, niñas y adolescentes con discapacidad física, intelectual, psíquica o múltiple.

En relación con los recursos educativos, dentro del plan “Educación para Todos Preservando la Salud”, el Minerd ha elaborado programas de TV diarios, para todos los niveles y grados para estudiantes con discapacidad auditiva, y ha especializado dos canales de TV para la Educación Especial. Se elaboraron vídeos con transcripciones al lenguaje de señas de los Cuadernillos de Inicial, Primaria y Secundaria y también para niños y niñas con Trastornos del Espectro Autista. Por último, en alianza con el Consejo Nacional de Discapacidad (Conadis) y la Asociación Nacional de Sordos de la República Dominicana (Ansordo) se ha elaborado el Diccionario Oficial de Lengua de Señas Dominicana. Este es el primer diccionario oficial de lengua de señas dominicana. Se puede consultar este diccionario en la siguiente página: http://www.educando.edu.do/portal/diccionario-oficial-de-lengua-de-senas-dominicana.

El Informe de seguimiento de la educación en el mundo, 2020, América Latina y el Caribe: inclusión y educación: todos y todas sin excepción, elaborado por Unesco (UNESCO, 2020) recoge diez recomendaciones que tienen en cuenta las raíces profundas de las barreras y el amplio alcance de los problemas relacionados con la inclusión, que amenazan las posibilidades de alcanzar las metas del ODS 4 para 2030 en la región. Estas recomendaciones son:

“1- Entender la educación inclusiva de manera más amplia: incluir a todos los educandos, independientemente de su identidad, origen o capacidad.

2- Centrar la financiación en los que han quedado atrás: la inclusión no existe cuando millones de personas no tienen acceso a la educación

3- Compartir competencias y recursos: la única manera de realizar la inclusión. Las aulas de apoyo y los centros de recursos tienen por objeto facilitar la inclusión de los niños y niñas con discapacidad en las aulas ordinarias.

4- Realizar consultas significativas con las comunidades y los padres y las madres: la inclusión no se puede imponer desde arriba.

5- Establecer cooperación entre los distintos ministerios, sectores y niveles gubernamentales: la inclusión en la educación no es más que un subconjunto de la inclusión social.

6- Dar espacio para que los actores no gubernamentales cuestionen y cierren las brechas existentes; asegurarse de que trabajan en pro del mismo objetivo de inclusión. Las organizaciones no gubernamentales han prestado servicios de educación, sea bajo contrato con el gobierno o por propia iniciativa, beneficiando a los grupos desfavorecidos que el gobierno ha descuidado.

7- Aplicar el diseño universal: hacer que los sistemas inclusivos desarrollen plenamente el potencial de cada alumno y alumna. El concepto sencillo pero poderoso del “diseño universal” está vinculado en la educación al diseño de los edificios escolares de manera que sean accesibles para todos los alumnos y las alumnas con discapacidad. El concepto se ha ampliado para describir los enfoques que minimizan las barreras para el aprendizaje del alumnado con discapacidad mediante entornos de aprendizaje flexibles.

8- Preparar, empoderar y motivar al personal educativo: todos los miembros del cuerpo docente deben estar preparados para enseñar a todos los educandos.

9- Recopilar datos sobre y para la inclusión con atención y respeto: evitar asignar etiquetas que estigmaticen.

10- Aprender de los pares: dar el paso a la inclusión no es fácil”.

En esta misma línea de reflexión sobre la escuela inclusiva la revista Ciencia y Educación publica, en su último número de diciembre de 2020, un artículo de Cristina Amiama-Espaillat titulado “Desafíos de la Educación Especial en el desarrollo de escuelas inclusivas”. En el artículo la autora señala:

En la actualidad, coexisten varias opciones para la escolarización de estudiantes con discapacidad, desde entornos inclusivos, sin apoyo, a entornos restringidos como los centros de educación especial; con el intermedio de aulas específicas de educación especial en centros regulares. Se han diversificado las modalidades de participación de estudiantes de centros de educación especial en las escuelas regulares.

Cigman (2007) reflexiona en torno a dos tipos de principios, que en ocasiones generan fuertes conflictos, que rigen el desarrollo de escuelas inclusivas, los denomina principios universalistas y moderados; la diferencia fundamental entre estos dos grupos son las Escuelas de Educación Especial.

Mientras los universalistas afirman que los centros de educación especial son segregadores en sí mismos porque favorecen y eternizan la discriminación, los moderados, por su parte, no consideran incompatible la existencia de centros de educación especial para un grupo muy minoritario de niños que presentan condiciones específicas en su desarrollo y que las escuelas llamadas regulares no disponen de los recursos necesarios para asegurarles una educación integral basada en sus necesidades básicas.

Casi todos los países que han avanzado en la inclusión educativa mantienen una atención paralela a los estudiantes con discapacidad severa, pero con diferencias significativas con relación a las escuelas de principio de siglo XX: están organizadas con base en los currículos nacionales con el fin de ofrecer una respuesta educativa que permita el desarrollo de las capacidades de sus estudiantes hasta donde sus aptitudes los limiten. Por otro lado, han desarrollado programas innovadores que vinculan la comunidad con la escuela”.

Tabla 56. Indicadores PEI para la estrategia 04.1.3

Indicadores PEI

Ref. PEI

Indicador

Línea Base 2016

Resultados

Meta 2020

% cumplimiento indicador

2017

2018

2019

46

Cantidad de estudiantes en condición de discapacidad identificados e incluidos en los distintos programas, niveles y modalidades del sistema educativo dominicano.*

26,581

-

-

6,163

37,381

16%

* Se registra como referencia la cantidad de estudiantes en condición de discapacidad identificados a la fecha e incluidos en los distintos programas, niveles y modalidades.  Se trabaja en la adecuación del módulo para completar el registro

(Fuente: Memoria Minerd 2020)

Desarrollo de estrategias, programas y proyectos de apoyo al bienestar socioafectivo y psicopedagógico de estudiantes y familias en situación de vulnerabilidad

La estrategia 04.1.4 del PEE 2017-2020 contempla una pluralidad de acciones para la prevención de riesgos psicosociales en los centros educativos, poniendo un especial énfasis en la prevención de embarazos en adolescentes. Entre los alcances de la estrategia se destacan:

  • 90 % de las adolescentes se benefician con programas de prevención de embarazos y otros riesgos psicosociales.
  • 70 % de centros educativos cuentan con programas y estrategias dirigidas a fortalecer la educación sexual y la prevención del embarazo en la adolescencia, prevención de las ITS, VIH y SIDA y otros riesgos psicosociales.

La pandemia de covid-19 y el cierre de las escuelas ha trastocado las agendas y cambiado las prioridades sobre el apoyo al bienestar socioafectivo de psicopedagógico de los estudiantes. El Ministerio de Educación (Minerd), a través de la Dirección de Orientación y Psicología, implementó una estrategia de apoyo psicoafectivo a la comunidad educativa, con la finalidad de brindar soporte emocional a los integrantes del sistema afectados por los efectos del COVID -19. En este sentido, se diseñó la Guía de Orientaciones Psicoafectivas a la Comunidad Educativa y se establecieron protocolos y estrategias de atención a las necesidades psicoafectivas de las familias a través del personal de orientación y psicología de los centros educativos.

Prevención, evaluación y recuperación ante situaciones de desastres y emergencias

El fortalecimiento de los programas de prevención, evaluación y recuperación ante situaciones de desastres y emergencias es el fin al que se dirige la estrategia 04.1.5 del PEE 2017-2020. La estrategia pretende que el 100 % de las instancias del sistema educativo (centros, distritos, regionales y sede central) hayan identificado y evaluado sus riesgos y hayan establecido medidas de prevención y de recuperación.

La estrategia de prevención, evaluación y recuperación ante situaciones de desastres y emergencias está directamente relacionada con la estrategia 07.1.1, relativa al diseño y construcción de edificaciones escolares de acuerdo con las normas establecidas, las especificaciones técnicas y necesidades pedagógicas, y, en concreto, con las acciones 05 a 10 concernientes a la gestión ambiental y de riesgos de los centros. Los avances en ambas estrategias se analizan en el capítulo referente a la meta 7.


 




Última actualización: Octubre de 2021